Quarta-feira, 8 de Fevereiro de 2012

 

 

Antropóloga musical, poeta, pintora, cantautora, bordadora, ceramista, mujer telúrica de fondo trágico y vida fértil, Violeta Parra (La Violeta Parra en su Chile natal) se pegó un tiro en la cabeza en su carpa de La Reina un día como hoy hace 45 años. Le faltaba poco para cumplir 50 años pero el fracaso económico de su utópico proyecto de comuna musical en el campo y el fiasco de su no menos utópico proyecto sentimental junto a sus hijos y un hombre suizo 16 años menor que ella dieron al traste con sus ganas de vivir.

 

En realidad, como casi siempre, la culpa de que apretara el gatillo no fue de nadie. Era una mujer enérgica y tozuda. Tanto como para cruzar Chile con la única compañía de su guitarra y un cuaderno con el empeño de no dejar morir un legado cultural que sin ella se hubiese perdido en los nichos de los pueblos más remotos. Una mujer infatigable que, sin embargo, y como escribió su hermano Nicanor Parra, último premio Cervantes, resultó ser “un corderillo disfrazado de lobo”.

“Yo nunca le pedí cuentas”, recuerda su hijo Ángel, autor de Violeta se fue a los cielos. En esta novela, publicada en 2006, se basa el filme sobre la vida de la artista (interpretada por Francisca Gavilán), que ganó el pasado fin de semana el máximo galardón del festival de Sundance. “No hay rencor hacia ella. Mi madre fue una mujer revolucionaria, una mujer con mucho carácter. Alguien único que emprendió, junto con su hermano Nicanor, una cruzada que ha determinado el destino de la poesía y del canto popular chileno”.

 

Ángel Parra vive en París desde que la dictadura le condenó a la cárcel y al exilio. El hijo mayor de Violeta Parra (tuvo cuatro) colaboró con Andrés Wood, director del filme, y también trabaja en un futuro museo dedicado a la figura y la obra de su madre. “Era una mujer de una genialidad absoluta”, afirma Wood. “Por la profundidad de sus estudios y por la claridad que tuvo a la hora de reconocer la cultura popular de su pueblo”.

Para el director, la rica personalidad de Parra (hosca, irónica y vital) está hoy muy presente en las nuevas generaciones chilenas. “Representa una imagen muy fuerte para los nuevos movimientos estudiantiles. Por su irreverencia, su valentía y su incapacidad para permanecer callada. Hay una generación de cantautores muy jóvenes, como Manuel García, Chinoy o Francisca Valenzuela, para los que ella es una absoluta referencia”.

 

 

Para ler o artigo completo de Elsa Fernández-Santos, basta clicar aqui.

 



publicado por Próximo Futuro às 09:00
link do post | comentar | partilhar

sobre
Próximo Futuro é um programa Gulbenkian de Cultura Contemporânea dedicado em particular, mas não exclusivamente, à investigação e criação na Europa, na América Latina e Caraíbas e em África.
Orquestra Estado do Mundo
This text will be replaced by the flash music player.
posts recentes
links
arquivos
tags
subscrever