Sexta-feira, 18 de Dezembro de 2009


Ciudad de Medellín, segunda aglomeración urbana de Colombia, posee una población de un poco más de dos millones de habitantes. Conocida actualmente por su arquitectura moderna, Medellín destaca por la eficiencia de sus servicios públicos, en donde su sistema de transporte (Metroplus) integra a los diferentes, antes irreconciliables, sectores de la ciudad.

La construcción de bibliotecas y centros educativos, la renovación de los parques públicos, la creación de espacios para la exhibición artística, las ferias editoriales, los festivales de poesía y teatro, junto a los programas socioculturales entorno a la violencia, entre otros, proliferan y convocan al ciudadano que accede a éstos sin exclusión.

La reciente apertura de la nueva sede del MAMM (Museo de Arte Moderno de Medellín) ubicado en la zona norte de la ciudad, área urbana anteriormente azotada por la violencia, es una acción que merece especial atención.

Este espacio inaugurado en de noviembre de este año, como parte de un plan de desarrollo comunitario e inmobiliario de la ciudad, se instala en un espacio cuyo apogeo en la década de los 40, se debió a la industria siderúrgica. Talleres Robledo, edificio de la sede del museo, preserva su estructura arquitectónica en su exterior, e incluye contemporaneidad en su interior, adecuada para las nuevas expresiones artísticas.

Liderado por una gestión llena de dinamismo, con énfasis en los sectores desplazados, MAMM entrega la posibilidad para observar sus propuestas, analizar sus proyectos, pero sobre todo nos provee de un espacio para participar de este proceso en que se vislumbra un próximo futuro.

Entre estelas y pulsiones.

Hay ciudades que son invisibles, cuando buscamos información sobre ellas en el campo de la geografía, las ciencias sociales u otro saber, nos encontramos con que hemos olvidado su nombre, cuando finalmente recordamos y evocamos su nombre, no encontramos las asociaciones a través de nuestros sentidos, que nos permita inscribirlo en nuestra memoria.

¿Cómo nominar entonces a aquellas ciudades/espacios, cuya visibilidad nos satura los sentidos, aquellas ciudades que tan solo por nominarlas, ingresamos en una dinámica fragmentada de asociaciones imprecisas, insistentes, aquellas ciudades cuyo cuerpo de historia se ha tornado imposible en una narración, cuyo ambiguo límite entre realidad y ficción es permanentemente interrumpido por la fatalidad, en donde ausencia y perdida son los dos elementos que la constituyen?

¿Cómo anunciar hoy, en que nuestra memoria esta plasmada de estelas de ausencias, que sí se gestan ciudades/espacios en Latinoamérica, desde, en y con estados de dolor, en donde la palabra imposibilidad se desvanece, y el deseo de conciliación y búsqueda de nuevas significaciones, son las dinámicas que permiten encontrar un nuevo modo de convivencia social?


La información recibida principalmente a través de los medios de comunicación durante las décadas de los ochenta y noventa, en relación a los acontecimientos de violencia acontecidos en Medellín, Colombia, en donde: guerrilla, narcotráfico y luchas sociales constituían un solo tejido, nos aportaron los datos suficientes para que asociemos Medellín, Colombia, con aquellos periodos de mayor oscuridad en nuestra historia latinoamericana.

Es esa misma ciudad la que hoy se encuentra en un proceso de transición, integrando nuevas dinámicas conducentes a formar conciencia del rol de co-autor de los habitantes de la zona, en un proceso de construcción de sociedad.

Los habitantes de Medellín se encuentran en una profunda redefinición personal, en un proceso iniciado hace menos de una década, en el cual, nuevas formas de vida, comprensión y búsqueda, son su nuevo tejido constitutivo.

En este proceso de redefinición identitaria, existen tanto espacios, como acciones, que actúan a modo de corpus, destacan entre ellos: la redefinición urbana y los nuevos planes de educación y cultura. Los elementos en los cuales se sustenta este proceso de transformación, deja atrás un pasado que ya inscrito en la memoria*, y no del todo ausente, es fermento para las nuevas propuestas, las cuales despojadas del campo de la lógica, conforman la pulsión creadora que surge entre los límites difusos: vida/muerte.

El desafío es representar este tiempo, el presente, desde distintos lugares, a partir de memorias diferentes (contradictorias muchas veces) y en rumbos muy diversos (divergentes incluso) e implementar ciudades / espacios para la postulación de los posibles, en donde nominar y anunciar se concilien.

Beatriz Bustos Oyanedel

*Memoria, vientre del alma, San Agustín, Obras de San Agustín, X, 8-38 Madrid: BAC 1946

Fotografia:
Talleres creativos MAMM (Museo de Arte Moderno de Medellin)
Contando historias animadas en el museo
Derechos reservados MAMM

http://www.elmamm.org/
http://www.medellin.gov.co/
http://www.alcaldia.medellin.gov.co/
http://www.medellin.edu.co/
http://www.reddebibliotecas.org.co/
http://www.culturamedellin.gov.co/


publicado por Próximo Futuro às 08:46
link do post | comentar | partilhar

sobre
Próximo Futuro é um programa Gulbenkian de Cultura Contemporânea dedicado em particular, mas não exclusivamente, à investigação e criação na Europa, na América Latina e Caraíbas e em África.
Orquestra Estado do Mundo
This text will be replaced by the flash music player.
posts recentes
links
arquivos
tags
subscrever